Dejen trabajar por Dios….

Cuando tu trabajo consiste en reparar computadoras a domicilio, y vienes trabajando en el durante muchos años, sabes cuales son tus meses de pocos ingresos, y digo meses porque sucede que cuando existen feriados y fiestas nacionales, las personas que si tienen su trabajo fijo, planean con sus familias y hasta amigos, la salida a los diferentes y diversos puntos de recreación a nivel nacional, playa, sierra, oriente, etcétera. Para uno es triste porque el trabajo escasea, se vuelve casi imposible el generar los mismos ingresos que los meses en los que no existen este tipo de eventos de concurrencia masiva.

Para mi, llega septiembre, y es muerto por fiestas patronales en la ciudad donde vivo, la ciudad de Milagro. Viene octubre, lo mismo por ser fiestas de Guayaquil, viene noviembre, día de los difuntos y fiestas de cuenca, y encima los preparativos para navidad y año nuevo, viene diciembre, fiestas de Quito y la navidad y fin de año que antes mencioné, de allí viene enero, donde todo el mundo se declara chiro porque han gastado más de lo que ganan y tiene que cumplir los nuevos compromisos adquiridos en navidad y fin de año. No digo que no sale trabajo, pero créanme o no, es mínimo.

lo pongo así de rápido para resumir lo que es a nivel nacional y en las ciudades en las que por vivir en Milagro se me da más trabajito, pero estos meses  que he enunciado los odio con toda mi alma, quien vive en Ecuador, me entenderá, quien trabaja por su cuenta y no tiene un sueldo fijo también.

Ahora cuando digo que me dejen trabajar, me refiero a que a pesar de haber colaborado con mi hijo cuando tuve la oportunidad fuera de lo que tengo mi juicio de alimentos (como si solo hubiera embarazado a la madre de mi hijo, como si nunca lo hubiera conocido) es triste ver, Personas como ella que a sabiendas de que estos tiempos se tornan casi imposibles de generar ingresos, fastidia de manera total, las pocas ganas con las que te levantas a buscar el pan, con la esperanza de que por pagar la pensión de mi hijo me permita acercarme a el.

Digo “dejen trabajar por esto:

Orden de apremioOrden de apremio

Ustedes saben que al activar o actualizar una orden de apremio como reza la señora, esta se activa a nivel nacional, y en cualquier control de carretera, cualquier control de rutina donde te pidan la cédula de identidad, podrán corroborar la misma e inmediatamente pasas a ser detenido y trasladado, a la ciudad donde la orden fue emitida, y luego de constatar todo el papeleo te detiene (en este caso puntual a mi seria por dos meses) y simplemente pasarás allí hasta que luego de cumplida tu condena sin producir un centavo, enfermo por la comida de allí, si tienes suerte sales ileso y sino golpeado, muerto,  o hasta violado (la primera vez vi estos casos) debes de tramitar desde adentro tu “habeas corpus” pagar abogado, la otra vez fueron alrededor de 300 dólares para salir a integrarte a la sociedad, con la fe en Dios de que a pesar de no ser un delincuente, no te vean como tal y te den trabajo cuando vas a ofrecer tus servicios.

Será que estos meses malos, sólo los vivo yo? No creo, porque existen miles de denuncias por alimentos en Ecuador, lo que si me da coraje y por ende escribo, es que hoy perdí de viajar a la provincia de El Oro, me perdí de ganar 100 dólares fijos ya que me daban viáticos, por el simple email recibido de la orden activa, porque por más que necesite trabajar, no quiero que me priven de mi libertad en el primer control de carretera que detengan el bus en el que hubiera viajado. Por eso digo DEJEN TRABAJAR POR DIOS. Todas estas amenazas también nos deprimen, nos afecta porque no nos permiten generar la tanta plata que con ansias piden a pesar de tener negocio propio, casa propia, carro propio, y uno no tiene ni ropa por comprarle lo que más quiere mi hijo, para así verlo al menos por un fin de semana sonreír.

Acaso esto no es un tipo de abuso psicologico? No entiendo como tienen tiempo y dinero para gastar en abogados cuando piden dinero que por el mal tiempo no se le ha hecho llegar, pero cuando he tenido, he llenado su refrigeradora sin tener que nombrar SUPA, PENSION ALIMENTICIA, lo he hecho porque Dios me dio trabajo y por mas alejado que esté de mi hijo lo amo. No me importa viajar 8 horas, no llevo un talonario para que ella reconozca lo que gasto con mi hijo, simplemente soy feliz con verlo, con escuchar su voz, con que me cuente historias, con que se siente a mi lado sin decir nada, ir a la tienda con él es una aventura maravillosa.

Por eso nuevamente pido, DEJEN TRABAJAR POR DIOS. Ya mediten lo que le están haciendo a los pequeños, ya no los críen así, con ese odio hacia uno, que no hacemos más que ver de que forma les ayudamos lo más pronto posible, mientras Dios nos brinde salud y trabajo.

 

Atte.:

 

Carlos Caballero Jiménez.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s